Ocio, Viajes

Los niños y las piscinas

6 junio, 2016
niños  agua

El verano está a punto de hacer acto de aparición y una de las imágenes más típicas de los próximos meses serán los niños en la piscina. Por eso, en La Maleta de los Mundos queremos repasar una serie de consejos para convertir los baños en algo seguro y evitar accidentes.

El primer consejo nos lo da la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap). Se trata de enseñar a los niños y niñas a nadar cuanto antes. De hecho, existen cursillos desde los 6 meses en los que más que nada se incluyen juegos para que pierdan el miedo al agua. Ten en cuenta que los menores de un año se adaptan mejor al medio acuático que los que son más mayores. De todas formas, la edad indicada para que empiecen a nadar en sí son los 4 años. En cuanto a las precauciones para evitar ahogamientos, además de enseñarles a nadar cuanto antes mejor, se ha de extremar la vigilancia en todo momento. Date cuenta de que basta con 3 minutos en tan sólo 20 centímetros de agua para que un niño se ahogue en una piscina. Siempre han de estar acompañados por un adulto cuando se metan en el agua.

niños en el agua

La mayor parte de los accidentes se producen en las piscinas privadas ya que no existe servicio de salvamento. De todas formas, aunque haya socorrista, no podemos delegar toda la responsabilidad en esta persona. Los expertos recuerdan que muchas de las víctimas mortales de los últimos veranos no sabían nadar ni utilizaban flotador cuando sufrieron el ahogamiento. Además, en la mayoría de los casos los adultos que estaban vigilando reconocen haberse despistado.

El Ministerio de Sanidad recuerda que un tercio de las personas hospitalizadas por ahogamientos son menores de 14 años. Según datos del INE, la mayor tasa de accidentes con resultado de muerte de niños en la piscina se registra en comunidades autónomas como Andalucía, Comunitat Valenciana, Cataluña y Castilla-León. Por eso es tan básico, además de no quitarles ojo en ningún momento, aplicar otra serie de pautas. Siempre han de bañarse con manguitos, chaleco flotador o algo similar. Siempre adaptado a su tamaño y correctamente colocado. Han de estar homologados convenientemente y tenemos que comprobar que no tienen pinchados u otros desperfectos. Existen incluso dispositivos que, colocados a modo de pulsera, emiten una señal de alarma cuando se mojan. De todas formas, la presencia de una adulto al borde de la piscina sigue siendo inapelable. Dicho de otra forma, estos elementos de seguridad nunca pueden sustituir a la vigilancia y acompañamiento de un adulto. niños piscina

Hay que tener mucho cuidado con los bordillos, las escaleras y los toboganes. También hay que hacerles entender que hay que respetar la digestión y que no es recomendable lanzarse de golpe a la piscina. Por supuesto, nada de hacer las peligrosas aguadillas a otros niños en el agua. Por último, se trate de una piscina pública o privada, mientras esté cerrada ha de estar convenientemente vallada o tapada. La puerta de acceso ha de tener pestillo y la verja ser lo suficientemente alta como para que los niños no la salten.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR