Deportes / Aventura

Diferencias entre ejercicio aeróbico y anaeróbico

25 mayo, 2016
deportes aerobicos

¿Sabes qué diferencia un deporte aeróbico de uno anaeróbico? Ten en cuenta que no todas las actividades físicas son recomendables para todas las personas. Influyen factores tales como la edad, la forma física o la existencia o no de una enfermedad. Como seguro que ya sabes, las que cobran más importancia a la hora de determinar el tipo de ejercicio que más nos conviene son las enfermedades cardiovasculares.

El ejercicio físico se clasifica en dinámico o aeróbico y anaeróbico o de fuerza. Lo cierto es que en la mayoría de los deportes que podemos practicar de forma individual o en grupo se mezclan ambos tipos. Eso sí, en función de cuál predomine, los efectos sobre el organismo serán unos u otros. Por ejemplo, los mayores beneficios a nivel cardiovascular se logran con ejercicios en los que predomine la parte aeróbica o dinámica. De hecho, nos pueden ayudar a prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares. Por su parte, el entrenamiento estático mejora la fuerza y la resistencia muscular. En resumen, el entrenamiento de fuerza debe complementarse con el aeróbico. Es interesante atender aquí a las recomendaciones de la Sociedad Española de Cardiología.

deportes anaerobicos

El ejercicio isotónico es una contracción muscular contra una resistencia que se puede vencer como levantar pesas.

Cuando nos apuntamos al gimnasio y el entrenador o entrenadora diseña para nosotros un programa de ejercicios, este suele distinguir entre trabajo de predominio dinámico y trabajo de predominio estático. El sistema cardiovascular responde de una forma diferente a cada uno de ellos. El deporte aeróbico es el que requiere más que nada un trabajo muscular dinámico. Estos ejercicios movilizan grandes grupos musculares que se contraen de forma rítmica. Con estos ejercicios poco a poco se logran cambios en la longitud de la fibra del músculo además de un aumento de la tensión. Suele tratarse de actividades prolongadas como caminar, correr, nadar o andar en bicicleta. Son en todo caso actividades que requieren un incremento en el consumo de oxígeno. En cambio, el ejercicio estático o de fuerza nos sirve para provocar cambios en la tensión de la fibra muscular aunque sin modificar significativamente su longitud como pasa con los ejercicios dinámicos. En este tipo de ejercicios se suelen trabajar de forma independiente grupos musculares concretos durante cortos periodos de tiempo. Aquí hay que distinguir entre dos tipos: ejercicio isométrico y ejercicio isotónico. El primero produce una contracción muscular sostenida contra una resistencia fija como puede ser una pared. En cambio, el ejercicio isotónico es una contracción muscular contra una resistencia que se puede vencer como levantar pesas. Lo normal es que el entrenamiento de fuerza se haga en series de ejercicios en los que se moviliza determinado peso un número concreto de veces llamadas repeticiones. Usando pesos que nos permitan hacer entre 8 y 15 repeticiones mejoraremos tanto la fuerza como la resistencia muscular.

deporte aerobico

El entrenador ha de diseñar un programa que combine ejercicios dinámicos y estáticos.

Como decimos, el entrenamiento dinámico aporta más beneficios para la salud. Hablamos de mejoras a nivel cardiovascular, respiratorio, muscular, metabólico y óseo. Nos ayuda además a disminuir la presión arterial, los niveles de colesterol malo y los de glucosa en sangre. De todas formas, hemos de combinarlo con los deportes anaeróbicos para aumentar la fuerza y la potencia muscular. Movilizando cargas ligeras con mayor número de repeticiones veremos mejorada la resistencia, la flexibilidad y la elasticidad.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR