Automóvil

¿Está tu coche listo para la ITV?

1 marzo, 2016
Untitled design (4)

Si tenemos un vehículo que supera los 10 años, además de pasar la ITV de forma anual, necesitaremos más a menudo repuestos para coches. En La Maleta de los Mundos queremos hacer un repaso por los fallos más comunes que se suelen detectar en la Inspección Técnica de Vehículos.

¿Eres consciente de que no cambiar los neumáticos, la distribución o las pastillas de freno cuando toca puede entrañar serios problemas de seguridad en carretera? De hecho, uno de los cometidos esenciales de estas inspecciones obligatorias es reducir de alguna forma la siniestralidad. En la ITV la mayoría de los fallos graves se detectan en el alumbrado y la señalización.  Son frecuentes también los fallos en el motor, en la transmisión y en los frenos. Otros de los fallos que nos impiden superar la inspección son los que aparecen a la hora de revisar las emisiones contaminantes. En lo relativo a las partes externas del coche, como por ejemplo la carrocería y el chasis, hemos de atender también a una serie de cuestiones como los abollones o las grietas. Si un coche tiene muchos desperfectos en este sentido estará menos dispuesto a absorber la fuerza de un eventual choque, el cometido esencial de la carrocería. Donde menos fallos se suelen registrar en la ITV es en la identificación, es decir, en la matricula delantera o trasera. En todo caso son fallos de carácter leve que podrás solventar en cualquier establecimiento de repuestos de coches.

repuestos coches

Pasamos ahora al tema del aceite. Para que no surjan problemas en el motor hay que cambiarlo aproximadamente cada 15.000 kilómetros. Ten en cuenta que el aceite es algo que se deteriora con el tiempo y que puede hacer incluso que el filtro se obstruya por culpa de los contaminantes que se van acumulando. No obstante, el hecho de que se deteriore antes o después dependerá, entre otras cosas, de cómo conduzcamos y del tipo de coche que tengamos. Recuerda que el aceite se gasta más con los desplazamientos cortos que con los viajes largos por carretera. Para cambiarlo, el aceite tiene que estar caliente para que fluya mejor. Aunque no es obligatorio, sí es recomendable sustituir la arandela que viene con el tornillo del aceite. La encontraremos en cualquier catálogo de piezas de coches. El aceite viejo ha de ir a parar a un punto limpio o a tu taller de confianza. En todo caso, es una tarea que debemos dejar siempre en manos de profesionales.

repuestos coches

De cara a la ITV hemos de atender también el tema de los neumáticos. Su dibujo tiene que tener la profundidad mínima exigida (1,6 milímetros). La adherencia de la rueda es que la que le permite agarrarse bien al asfalto y mantener la estabilidad del coche. En la revisión pre-ITV en tu taller te comprobarán también la suspensión, elemento determinante de la estabilidad del coche y que le permite resistir a las variaciones de firme. Decíamos antes que en la ITV se comprueba también el sistema de frenado, las emisiones del tubo de escape, los faros, las placas de matrícula y los limpiaparabrisas. Además, un análisis de gases negativo supondrá un fallo leve. Para la prueba de humos tenemos que asegurarnos de que el filtro de aire esté limpio. Recuerda que al ir sumando kilómetros se va acumulando carbonilla en el escape. Para despejarla podemos hacer un breve recorrido antes de la inspección apurando un poco las marchas. No obstante, si tu coche tiene problemas por exceso de humos se puede recurrir a algún aditivo.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR